Leer la noticia completa

Parece claro que el sector farmacéutico no puede permanecer inmóvil ante lo que denominamos transformación digital, y que la gestión de las farmacias tiene que servirse de las nuevas tecnologías para mejorar, especialmente y entre otros, sus procesos de negocio y de soporte.

La gestión de relación con clientes supone internamente, en primer lugar, un cambio en el proceso operativo de venta en la propia farmacia, puesto que es básico comenzar a recoger los datos de clientes y estructurarlos de tal forma que los podamos enfocar a negocio a partir de variables estratégicas.