GLOBALPHARMA.ES tiene integración con los minoristas más cercanos y además ofrece asesoramiento en salud.

Amazon se ha convertido en la primera plataforma de pedidos online.

Han cambiado las reglas del juego del pedido por Internet, ofreciendo una amplia selección de productos, una entrega increíblemente rápida, y precios similares a los encontrados en las grandes superficies. Son tan buenos en lo que hacen que la tendencia es pensar que son inmejorables. Sin embargo, hay una experiencia aún más eficiente de compra para el consumidor a su alcance, que puede incluso mejorar a la de Amazon.

La Operación Amazon.

A día de hoy, los pedidos realizados a Amazon se entregan en un tiempo estimado de 2-3 días después de la compra, siendo posible incluso la entrega el mismo día en que se realiza. Amazon hace esto mediante el uso de modelos de predicción de consumo, almacenando el pedido en centros de distribución que más cerca se encuentran de la ubicación de la mayoría de consumidores.

Sin embargo, para la “última milla” del proceso de entrega (lo que marca la diferencia) para llevar su producto desde el centro de distribución hasta su casa, Amazon confía en una red de empresas locales de entrega que van desde pequeños mensajeros locales hasta grandes empresas especializadas. Este paso en la entrega es una parte particularmente cara de la operación total de Amazon. Y, precisamente por eso, cualquier sistema que acorta la distancia entre el centro de distribución y el hogar/oficina del cliente tiene el potencial de mejorar la eficiencia de la operación de Amazon.

map

Inventario “escondido”.

Centrarse en el acortamiento de la distancia geográfica entre el inventario de productos y el destino provoca pensar que el inventario y los puntos de distribución están en sitios diferentes. Ya hay varios puntos de distribución potenciales en el área metropolitana típica que están más cerca del cliente que el centro de distribución de Amazon.

El producto que se pide de Amazon está probablemente descansando en la plataforma de Walmart, Target, Best Buy, o algún otro punto de venta a gran escala situada a poca distancia del cliente. Cada uno de estos minoristas puede ser considerado como un centro de distribución en miniatura, la suma de los cuales contiene tanto, o más, que cualquier inventario único centro de distribución de Amazon.

El reto para cualquiera que quiera competir con Amazon es averiguar cómo convertir los productos de estos grandes minoristas locales en una serie de puntos de distribución integrados.

map1

Convertir estos grandes minoristas locales en un sistema coordinado de puntos de distribución -sin dañar sus operaciones al por menor existentes- es un reto importante. Estos grandes minoristas necesitan cambiar sus diseños de tiendas para facilitar una operación de distribución y al mismo tiempo apoyar el flujo de clientes en la tienda. Operativamente, los minoristas necesitarían integrar las funciones de ventas minoristas tradicionales con las funciones de recoger pedidos de centros de distribución grandes. Hay empresas como Google Express que ayudan a minoristas a conseguir eso.

La siguiente tarea es conectar estos inventarios independientes de forma digital, y realizar un seguimiento predictivo de las compras que se realizan a Amazon.

En nuestro país y en el caso de las farmacias y los grandes distribuidores, esta integración ya existe desde hace muchos años, y disfrutan de actualización de catálogos y contenidos. Este rompecabezas es un reto para los modelos de negocio. Si además le sumamos la posibilidad de recoger la mercancía en la farmacia, recordemos que tenemos una cada 250 metros, y si además ofrecemos servicios de salud, podríamos sobrevivir al gigante.

Este modelo de combinación de gran potencia logística y cercanía al cliente es el modelo de comercio electrónico de Globalpharma, donde las farmacias utilizan su capilaridad y Cofares su logística.

 

Sofía Azcona

Comparte nuestros artículos en redes sociales.